Mortalidad materna (columna semanal nro. 33)

mortalidad materna

Ana Mercedes Moya, 31 años, 21-03-2017: Murió desangrada después del parto en la Maternidad Candelaria García de Carúpano, Edo. Sucre. Sus familiares dicen “…que la obligaron a parir hasta que se reventó…”. Le sobrevive su bebé y otros dos hijos pequeños.

Ángela Cáceres, 41 años, 14-09-2017: “…Hay que ponerle un parao’ a esta situación…”, comenta una enfermera del HUC. “…Anoche a la 1:00 am, por los lados del ascensor de emergencia escuché pujidos, mi compañera me dijo que era una paciente que había estado todo el día aquí en el hospital esperando quien la atendiera. La paciente se quedó abajo en el estacionamiento del hospital. Dio a luz en la emergencia, la subieron a sala de partos con el bebé muerto. La doctora es tan descarada que dice que se le murió el bebé porque cerró las piernas. Quién sabe por cuánto tiempo ese bebé tendría sufrimiento fetal…”

Yelani Carolina Mejías, 39 años, 28-09-2017: Primer embarazo de 35 semanas, con ruptura prematura de membranas desde el día anterior a las 6:00 am, no la atendieron en los seis centros de salud donde asistió: Miguel Pérez Carreño, El llanito, Maternidades Concepción Palacios y Santa Ana, Clínico Universitario y Materno Hugo Chávez. En todos le dijeron que no había cupo para el bebé, que fuera para otro lado. “…Me atendieron de mala gana el día 28 de agosto y porque llamó la viceministra. Ya no tenía líquido, me metieron en el quirófano a las 1:00 pm y luego me bajaron de la camilla, después que me habían puesto la anestesia epidural, porque había otra emergencia que estaba peor que yo, luego en la camilla tenía contracciones y me metieron con anestesia general 4 horas después. Mi bebé está batallando por su vida, es un guerrero, no sé cómo aguantó tanto…”

Neiderly Palmares, 24 años, 05-09-2017: “…Me vino la regla hasta las 20 semanas, me enteré que estaba embarazada al 4to mes por la prueba de embarazo, fui a varios hospitales, donde me regañaban porque no me había controlado; me hice los exámenes y los ecos en privado. Mi esposo y yo estuvimos muy preocupados porque no me querían controlar en ningún hospital, me decían que estaba muy avanzado. En la Hugo Chávez me dieron la orden de los exámenes, en el HUC fui a 3 charlas del parto humanizado, hacía los ejercicios de respiración. Sabía que se me había pasado el parto, tenía 41 semanas, fui 6 veces cuando me comenzaron los dolores, me devolvieron de la Hugo Chávez y 3 veces del Clínico, me quedé porque una de las vigilantes me dijo que no me fuera, que me tenían que atender”.

Estos testimonios hablan por sí solos. Dan cuenta de la cotidianidad de nuestras maternidades y servicios de obstetricia del país. Es la infeliz confluencia de un modelo de atención patriarcal que despoja a las mujeres de sus cuerpos y procesos. Atención de partos y nacimientos hechos a la carta de los médicos y la academia, sumado a un modo de gestión que no hace lectura de necesidades, que muestra un sistema de salud sin articulación, que no acompaña, ni supervisa, sin contraloría, sin transparencias, ni sanciones. En consecuencia, los derechos de las mujeres son fácilmente vulnerados.

Nancy Bello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s