Contra la epidemia de muertes maternas (columna semanal nro. 36)

circulo de mujeres

En abrazo soror con colectivos como Muderes, el Movimiento de Mujeres Ana Soto y la Red La Araña Feminista, Tetas en Revolución participa activamente dentro de la propuesta para la creación de una sala situacional que ayude a abordar el tema de la mortalidad materna en Venezuela, un flagelo que en los últimos años ha cobrado una cantidad lamentable de mujeres, víctimas de un sistema de salud tecnocrático, patriarcal, clasista y corrupto para el que una parturienta no es más que un territorio donde ejercer poderío y una fallecida es tan solo una estadística.

La mortalidad materna ha sido un desafío histórico para los países de América Latina. Se trata de un indicador fundamental para diagnosticar el grado de bienestar de un pueblo y la preocupación de un gobierno por sus ciudadanos. En Venezuela, las cifras que maneja el Ministerio del Poder Popular para la Salud muestran un crecimiento alarmante, y sorprende que en casi todos los casos se trató de muertes evitables y en embarazos de bajo riesgo.

Nuestras reflexiones y propuestas para abordar el tema fueron entregadas en septiembre a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y el pasado miércoles 4 de octubre las expusimos al defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz. En ambos casos tuvimos respuestas atentas, solidarias y comprometidas, que nos dieron oxígeno para seguir llevando la voz de las parturientas y sus bebés a más espacios.

En paralelo a esta batalla, como movimiento feminista, reconocemos como un triunfo histórico el haber logrado que la erradicación de la violencia obstétrica ocupe un lugar dentro de la agenda de las políticas públicas de nuestro país. El compromiso del presidente Maduro para con el Plan Nacional de Parto Humanizado nos conmueve, nos empodera, nos obliga. Todas estas respuestas y realidades nos alientan porque, para salir al paso a esta epidemia de muertes maternas, es fundamental el compromiso de las instituciones. Solo así podrán lograrse cambios estructurales.

Sin embargo, engranado con ese elemento, nos interesa hacer ver que para erradicar de nuestro entorno la mortalidad materna, será fundamental lograr un cambio cultural a partir del cual la mujer se asuma protagonista y líder de su embarazo y de su proceso de parto.

Cuando las mujeres sepamos que parir es un acto natural, cuando volvamos a buscar la calidez de nuestro hogar como espacio donde recibir amorosamente a nuestros bebés, cuando entendamos que frente al baño de oxitocina que nos regala el acto de dar vida no hay pitocín que valga, los logros cualitativos y cuantitativos serán gigantes.

Se podrán descongestionar los centros de salud, siempre colapsados por la cantidad de parturientas, no habrá ruleteo, se hará a un lado el sistema médico mercantilizado y deshumanizado que nada tiene que venir a ordenarle a una embarazada, se podrán reservar los recursos para las mujeres que realmente precisen de atención especializada. Una utopía que, con esfuerzo y sororidad, quizá no esté tan lejana.

Rosa Raydán

Lee este artículo en la página web de Ciudad CCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s