Una verdadera constituyente feminista (columna semanal nro. 37)

foto_archivo_el_universal

Tetas en Revolución, siendo una red de colectivos en la que hacen vida distintos movimientos y organizaciones, tiene posturas y opiniones diversas sobre diversos temas.

Todas y todos quienes nos abrazamos dentro de este amoroso entramado nos unimos bajo el paraguas del feminismo popular, de la necesidad de reivindicar a la maternidad en todas sus etapas y formas como proceso productivo y como espacio privilegiado para construir una nueva sociedad de paz, y de la Revolución Bolivariana y el legado de Chávez como espacios de redención de nuestro pueblo oprimido y expoliado durante siglos.

La diversidad de nuestros pensamientos nos alimenta y nos desafía a diario a debatir desde la hermandad y desde la posibilidad de siempre aprender y comprender al otro y a la otra. Nos hace amarnos más porque nos complementamos y nos sabemos auténticas militantes en nuestras causas.

Uno de esos temas que nos mantiene en debate permanente es el aborto. Tenemos todo un abanico de posturas y nuestros clamores van desde el total rechazo a la militancia activa en pro de su legalización.

Y justamente este ha sido uno de los tópicos que más ha salido a colación en lo concerniente al Capítulo Mujer de la Asamblea Nacional Constituyente. El aborto es el tema bandera de muchos de nuestros movimientos feministas, y no con poca razón. Miles de mujeres (de nuevo, siempre las más pobres) mueren anualmente en nuestros países por causa de abortos inseguros, esto sin contar con la condena cultural que aún las señala tras argumentos conservadores que sorprenden en pleno siglo XXI.

“Bienvenido el tema, bienvenido el debate”, dijo la presidenta Delcy Rodríguez en la sesión inaugural del apartado Mujer de la ANC. Y para los movimientos feministas nada más el haber asumido el tema para ser tomado en cuenta en el debate nacional ha sido un logro de máxima envergadura.

Regular el aborto no es promocionar el aborto, no es invitar a que las mujeres aborten, no es alegrarse porque las mujeres lo hagan. No es hacer apología al aborto.

Ninguna mujer quiere abortar, ninguna mujer es feliz porque le toca abortar y ninguna mujer sale ilesa emocional ni físicamente luego de un aborto.

Regular el aborto es simplemente garantizar las condiciones para que las mujeres que soberanamente deciden tomar ese camino puedan tener garantías de hacerlo libertad, con salubridad y con dignidad. En ese sentido, que la ANC asuma ese debate como suyo, como un asunto de interés nacional, nos complace y nos alivia porque demuestra el genuino interés del poder originario por tratar temas que nos tocan de cerca y que son las preocupaciones reales de las mujeres, más allá de la alta política.

En Tetas en Revolución seguiremos debatiendo sobre este y otros temas que nos obligan a encontrarnos en las diferencias. En el país nos alegra que la ANC llegue a los lugares de verdad, a los que debe ir si, como lo pidió el presidente Maduro, estamos escribiendo una constitución feminista.

Rosa Raydán

Lee este artículo en la página web de Ciudad CCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s