El derecho al voto (columna semanal nro. 38)

voto-femenino

El derecho al voto ha sido uno de los motivos históricos por los que las mujeres se han unido para luchar. En Venezuela este derecho se alcanzó el 27 de octubre de 1946, cuando vota por primera vez la mujer venezolana, específicamente en las elecciones de representantes para la constitución de una Asamblea Nacional Constituyente, donde fueron elegidas 12 mujeres, logrando así el pleno derecho al voto femenino y además del de las analfabetas y mayores de 18 años. Sin embargo, otros derechos de las mujeres no pudieron ser conquistados sino hasta la llegada de Chávez al poder.

Precisamente, un 25 de Octubre de 2010, el presidente Chávez se declara feminista públicamente y afirma que no puede haber Revolución sin la participación de las mujeres, aunque ya sus acciones habían estado siempre enmarcadas en la lucha por la igualdad de derechos para hombres y mujeres desde su toma del poder en 1999.

Hoy podemos nombrar muchos logros que las mujeres han alcanzado durante la Revolución Bolivariana: Ley Orgánica sobre el derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, creación del Ministerio del Poder Popular Para la Mujer e Igualdad de Género, creación del Instituto Nacional de la Mujer, apoyo a las mujeres con discapacidad, programas en beneficio de las mujeres como el programa Madres del Barrio, Hogares de la Patria, Promoción del Parto Humanizado, entre muchos otros logros, los cuales son naturalmente necesarios y de justicia, pero el problema principal del cual han sido victimas las mujeres, que es el de la violencia (en todas sus maneras) y la discriminación sexual, sigue arraigado en nuestra sociedad, la cual necesita urgentemente un cambio profundo en sus relaciones sociales que permita dar el salto cualitativo donde las clases desposeídas y las personas doblemente discriminadas por el sistema capitalista como lo son las mujeres, puedan disfrutar de una vida libre de violencia.

Necesitamos una sociedad que remunere de forma igualitaria tanto a las mujeres como a los hombres, que reconozca la labor reproductiva de la mujer, que respete el derecho a la vida, que no maltrate, que permita parir en paz, que no secuestre los puestos de liderazgo solo para hombres, que ayude en las labores de gestación, crianza y amamantamiento, que esté llena de sororidad, que tenga el aparato legal y las instituciones pertinentes para la lucha de los derechos de las mujeres, pero sobretodo necesitamos que los hombres y mujeres de la Revolución estemos más que nunca convencidos y convencidas que una Patria Socialista es posible en la medida que sus mujeres puedan tener una vida libre de violencia.

En definitiva, el logro de las mujeres será el logro de los hijos y las hijas de la Patria, será el logro de los hombres que luchan al lado de ellas como iguales, será el logro de una lucha de muchos años, será la victoria en América contra más de 500 años de opresión, será la victoria en el mundo contra un sistema capitalista cuya prioridad es el dinero, frente a otro cuya prioridad es el ser humano y humana, será la Victoria de la Revolución.

Jenny Betancourt

Lee esta columna en la página web de Ciudad CCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s